viernes, 10 de octubre de 2008

La Coherencia

La coherencia es una propiedad de los textos bien formados que permite concebirlos como entidades unitarias, de manera que las diversas ideas secundarias aportan información relevante para llegar a la idea principal, o tema, de forma que el lector pueda encontrar el significado global del texto. Así, del mismo modo que los diversos capítulos de un libro, que vistos por separado tienen significados unitarios, se relacionan entre sí, también las diversas secciones o párrafos se interrelacionan para formar capítulos, y las oraciones y frases para formar párrafos o puntos de vista.
Un texto coherente ha de:
Percibirse como un todo (por ejemplo, a diferencia de las antologías, una colección de cuentos coherentemente construida como "El Conde Lucanor" está centrada en torno a un tema).
Ofrecer las informaciones relevantes, por ejemplo, una biografía de
Miguel de Cervantes coherentemente construida no daría detalles sobre su talla de zapatos, ni indicaría que, a diferencia de Chewbacca, no es un Wookiee sino un ser humano. Pero, en cambio, sí indicaría que es un escritor, o que su obra más importante es El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha.
Tener en cuenta los conocimientos del receptor. Por ejemplo, una página de Wikipedia, dirigida a lectores de todo el mundo, dirá que
Cervantes nació en España, pero un libro de texto para alumnos españoles no tendrá ese detalle en cuenta. Del mismo modo, la primera página de un diario deportivo asumirá que el lector ya sabe cuál fue el resultado del encuentro (por haberlo visto por televisión), mientras que el acta arbitral habrá de consignar este dato.
Una forma sencilla de identificar la coherencia en un texto es formular la pregunta "¿de qué se trata el texto?".
El concepto racional de coherencia es relativo en los textos literarios, pues la incoherencia puede ser deliberada y estar al servicio de un mundo onírico o absurdo, que obedece a otra lógica.
Compara con:
cohesión textual.
La coherencia (tiene que ver con la estructura semántica del
texto): Es una propiedad básicamente semántica que trata del significado del texto, de las informaciones que contiene y de su organización. Tiene que ver con el sentido del texto. Un texto es coherente cuando es percibido como una unidad de sentido y no como un conjunto de enunciados inconexos, y cuando la información nueva se va relacionando con la ya proporcionada, siguiendo un orden lógico, y sin que haya saltos que hagan el texto de difícil comprensión. Se suele hablar de coherencia global, coherencia lineal y coherencia local. La coherencia global tiene que ver con la unidad temática del texto; la coherencia lineal, con la estructura del texto y con la organización lógica de las ideas, es decir, que las distintas partes mantengan relaciones de significado, y que haya una adecuada progresión temática; y la coherencia local se refiere al sentido cabal de cada enunciado.

Tipos de coherencia
Se habla de coherencia global y coherencia local. La primera se refiere al tema central que da sentido al texto como totalidad, la segunda corresponde a la unidad temática de sus segmentos.
Causalidad. Se establecen relaciones de causa efectos; sus nexos son porque, puesto que, pues, a causa de, supuesto que, como que.
Certeza. Refuerzan las ideas del autor presenta en el texto; sus nexos son evidentemente, seguramente, de hecho, desde luego, claro, además.
Consecuencia. Relaciona la continuidad de las ideas plasmadas en las frases, oraciones o párrafos. Algunos de sus nexos son pues, de este modo, luego, por lo tanto, ahora bien, con que, por consiguiente.
Condición. Son aquellos que establecen un requisito para que se cumpla lo expresado en la oración principal. Entre los elementos que se utilizan para este fin están con tal que, ya que, así que, siempre que.
Oposición. Muestran los contrastes de una o más ideas que se presentan dentro de un párrafo; los nexos que se utilizan son pero, por el contrario, no obstante, sin embargo.